Madrid, que tiene la menor demora del Estado en lista de espera quirúrgica, se presenta como la única región con un alto grado de implantación de la libre elección.

El sistema de salud español, uno de los más reconocidos a nivel mundial, opera bajo una estructura descentralizada. A pesar de que el Gobierno central establece directrices generales, cada comunidad autónoma elige la gestión y organización de su propio sistema sanitario, lo que conlleva tomar decisiones respecto a la planificación, financiación y entrega de servicios médicos en cada región.

Según el análisis ‘Libertad de elección en materia sanitaria en España’ publicado recientemente por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada (ICGEA), de los más de 47 millones de habitantes en España, apenas un poco más del 44% tiene acceso efectivo a la libre elección de servicios sanitarios. Además, el ICGEA subraya que en el último quinquenio ha habido escasos avances en este aspecto.

De hecho, bajo el liderazgo de Madrid, Andalucía, Castilla-La Mancha, La Rioja, Aragón y País Vasco destacan como las seis comunidades autónomas que ofrecen mayor flexibilidad al elegir médico de cabecera, especialista o centro. Concretamente, la Comunidad de Madrid despunta como una de las regiones con menor lista de espera, catorce años después de haber implementado la opción de elegir facultativo. De hecho, según el último informe del Ministerio de Sanidad sobre listas de espera, la CAM es la que menos demora presenta en la lista de espera quirúrgica (LEQ), con 63 días de media, la mitad del promedio español que alcanza los 120 días para pasar por quirófano. La segunda posición la ocupa el País Vasco, con 73 días de demora.

Leer más:   Copenhagen Infrastructure Partners comienza la realización del proyecto eólico terrestre más grande de Canadá

Contrariamente, las comunidades autónomas donde la libre elección de médico no se ha implementado de una forma real están entre las que presentan mayores tiempos de espera en España. Cataluña, Extremadura y Murcia, regiones donde este derecho está menos establecido, se encuentran entre los territorios con mayores demoras en la atención a pacientes. Los datos del SISLE sobre operaciones no urgentes les otorgan tiempos bastante elevados; Murcia alcanza los 100 días de promedio, mientras que Cataluña y Extremadura superan los cinco meses de espera, con 154 y 156 días, respectivamente.

MADRID

En contraste con los casos anteriores, la Comunidad de Madrid se encuentra en una posición más favorable en cuanto a tiempos de espera. A la espera del corte de junio de 2023, la comunidad tenía a 72.626 ciudadanos en lista de espera, con una demora media de 63 días. Solo el 4,3% de los pacientes registrados llevaban esperando más de seis meses, una cifra muy por debajo del 18% registrado en Murcia, el 31,6% en Cataluña o el 32% en Extremadura. La tasa de espera en la CAM era del 10,68 por cada 1,000 ciudadanos.

Leer más:   Enrique Riquelme, de CoxAbengoa, sostiene: 'Alianzas multilaterales Europa-América Latina para reglas claras e inversiones consolidadas'

La Comunidad de Madrid, que representa algo más del 14% de la población española, rozando los 7 millones de habitantes, fue pionera en la implementación del derecho a la libre elección. Según destaca el ICGEA en su análisis, la libre elección permite a los ciudadanos de la CAM tener un mayor control sobre asuntos relacionados con su propia salud, pudiendo acceder a datos médicos fiables y transparentes con las circunstancias personales de cada individuo.

En este sentido, la Consejería de Sanidad publica mes a mes las listas de espera en consultas externas, intervenciones quirúrgicas y pruebas diagnósticas (número de pacientes y demora media), de todos los hospitales que conforman la red pública madrileña, con el fin de dar una información fiable y transparente que pueda ayudar a los pacientes a tomar su decisión.

Leer más:   Los diez imprescindibles para un festival en Vitoria

El éxito de la libre elección en la CAM, apunta el estudio, se debe en gran medida al modelo de colaboración público-privada y a su extensa red de hospitales y centros de salud, que brinda a los ciudadanos una amplia gama de opciones, tanto en áreas urbanas como rurales. Esta situación, no se repite en todas las regiones, ya que incluso teniendo el derecho a la libre elección, si la oferta sanitaria es muy limitada, ejercer este derecho resulta complicado. La Comunidad de Madrid, destaca el ICGEA, constituye un ejemplo de cómo la implementación de esta opción puede reducir significativamente los tiempos de espera.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorRumbo a Berlín en busca de la primera victoria en Euroleague
Artículo siguienteEsta temporada, LaLiga reporta un incremento del 11% en la cantidad de goles respecto al año anterior