• El presidente de SEA, Pascal Gómez, reclama que los agentes económicos estén “juntos” ante un panorama marcado por la escasez de materias primas y el incremento del precio de la electricidad y el combustible
  • El ex presidente de Confebask Roberto Larrañaga recibe el primer Premio SEA al Compromiso Empresarial en la Asamblea de la organización alavesa

El volumen de trabajo se mantiene o incluso crece en muchas empresas alavesas, pero la reducción de los márgenes hace que la rentabilidad caiga a niveles alarmantes. Este preocupante mensaje se ha repetido esta mañana en varias de las intervenciones que ha acogido la Asamblea General de SEA Empresas Alavesas, un encuentro marcado por el tenso momento que vive la economía.

Tras la excepcional edición online celebrada el pasado año, la organización alavesa ha retomado su tradicional formato presencial en un foro que ha servicio para hacer balance de lo acontecido a lo largo del ejercicio y en el que también se ha esbozado el panorama económico de los próximos meses. Aparentemente controlada la pandemia, el encarecimiento de las materias primas, la electricidad y los combustibles son los principales obstáculos para mantener la salud de las empresas.

Así lo ha puesto de manifiesto el presidente de SEA, Pascal Gómez, quien en su intervención ha destacado la necesidad de que todos los agentes implicados “estemos juntos” ante el reto que supone para Álava mantener los niveles de competitividad y bienestar que presenta este territorio. Gómez ha manifestado que muchas veces “lo macro esconde lo micro”, por lo que bajo el crecimiento progresivo de algunos indicadores se esconde “la dramática situación que atraviesan centenares de pymes” alavesas. Como ejemplo, ha expuesto que según el Observatorio empresarial de SEA, una cuarta parte de la red empresarial alavesa ha sufrido una caída en los márgenes del 26%.

En su intervención, el presidente de SEA también ha recordado la negociación colectiva que se está produciendo en estas fechas y donde el “inmovilismo sindical parece vivir ajeno a la realidad”. Aun así, ha señalado que desde SEA “seguimos insistiendo en la necesidad de acercar posturas y propiciar un acuerdo razonable que garantice el mantenimiento del empleo en las mejores condiciones posibles, dada la actual coyuntura”.

Gómez, que ha estado acompañado en la clausura por el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha agradecido en su intervención la presencia del presidente de CEOE, Antonio Garamendi, encargado de ofrecer una ponencia ante el cónclave empresarial en la que ha analizado los retos y claves del futuro ante los desafíos e incertidumbres de la economía.

Así mismo, la Asamblea ha incluido la entrega del primer Premio SEA al Compromiso Empresarial, que en esta edición ha recaído en el ex presidente de Confebask y ex presidente de Uneca, Roberto Larrañaga, un empresario que reúne los valores que sustentan este premio: compromiso, trabajo, dedicación y empatía.


- Te recomendamos -