Imagen de archivo de un bebé recien nacido. EFE
Imagen de archivo de un bebé recien nacido. EFE

Algunas veces la ficción supera la realidad y esto es lo que ha ocurrido la pasada semana en Vitoria. Una jueza se ha negado a inscribir a una niña recién nacida con el nombre escogido por sus progenitores, según informa diversos medios vascos, que recalcan que la magistrada incide en que impondrá un nombre “elegido por ella” sí no buscan otro diferente.

Y es que el nombre escogido por los padres para su hija es Hazia, que en euskera significa “semilla“, pero también “esperma“. Las razones que señala la jueza para impedir la inscripción de la pequeña en el Registro Civil son que “no hay ninguna otra niña con ese nombre” y que Hazia es un sustantivo.

La decisión de la magistrada ha sorprendido a los familiares, que han asegurado que la elección de dicho nombre se ha realizado con “esmero” y que no se explican como otros como Zigor (castigo en vasco), si se permiten.


- Te recomendamos -