Los bosques boreales y de alta montaña





Noticia publicada el

23 de diciembre de 2022

Pinos y abetos que cubren las cordilleras y el norte de Europa.

Durante el invierno, te invitamos a recorrer los bosques boreales y de alta montaña del Jardín Botánico de Olarizu. Las coníferas reinan en este entorno de climas fríos y extremos, adaptadas con sus formas piramidales a los fuertes vientos, temperaturas bajas y precipitaciones en forma de nieve. Son árboles perennes, que destacan en el paisaje cuando sus acompañantes caducifolios pierden la hoja.

En esta zona del jardín encontrarás los abetos, piceas, pinos, enebros, etc. que crecen en toda Europa. Todos tienen hojas perennes y aciculares, pero, si te fijas bien, encontrarás diferencias. Los abetos y píceas tienen las hojas solitarias, y los pinos agrupadas. Tampoco las piñas, que guardan sus semillas, son iguales en todas las especies.

Algunas te resultarán familiares, como el Pinus sylvestris, común en algunas sierras de Álava, o el Pinus uncinata, de crecimiento lento y gran longevidad, conocido popularmente como pino negro y común en el Pirineo. Entre otras especies curiosas que puedes encontrar en este paseo se encuentra el Pinus mugo, un pino rastrero que tapiza las cordilleras del ámbito mediterráneo y submediterráneo. Podrás ver también otras especies de pinos que crecen en las montañas de los Balcanes o en el Cáucaso, como el Pinus kokchiana o el Pinus peuce, con su porte peculiar.

Para diferenciar abetos de píceas, observa sus piñas. En los abetos como Abies alba, las piñas crecen hacia arriba, mientras que las de las píceas, como Picea abies, son colgantes.

Acércate a descubrir toda esta variedad de especies al Jardín Botánico de Olarizu.

Información relacionada

Comparte esta información





- Te recomendamos -