Existen empresarios por devoción y otros los son por obligación. Es el caso de Iván Sáez de Ojer, quien vio como la crisis estrechaba el cerco de encargos en la constructora para la que trabajaba y cómo le tocaba reinventarse para poder pagar las facturas.

Leer más:   J.34. Previa Joan Peñarroya VS Girona

- Te recomendamos -
Artículo anteriorEl tiempo para hoy en Vitoria-Gasteiz, 23 de abril de 2024
Artículo siguienteIncidente en Vitoria: mujer arrestada por lesionar a su marido